Presupuesto de Egresos de la Federación 2018 vs. 2021

Al revisar la estrategia del presupuesto del 2021 podemos inferir sobre el cambio y nueva dirección presupuestal

Por Dr. Rubén Sánchez Orozco (*)

Imagen ilustrativa: Amar a destiempo (Pixabay)

Al iniciar cualquier año presupuestal se revisa y se analiza por parte de los ciudadanos o estudiosos de las finanzas públicas la distribución del gasto público, es decir, la revisión del presupuesto de egresos.

El Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) es un documento de política pública elaborado por el Ejecutivo Federal a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en el que se describen la cantidad, la forma de distribución y el destino de los recursos públicos de los tres poderes, de los organismos autónomos, así como las transferencias a los gobiernos estatales, municipales y entidades paraestatales.

En esta primera entrega revisaremos el PEF del 2018 y lo compararemos con el del 2021, de manera general, es decir, montos por objeto de gasto sobre los ramos en el PEF.

Dentro del PEF existe una clasificación administrativa cuya finalidad es dar a conocer al ejecutor o administrador directo de los recursos públicos. Así, esta clasificación responde a la pregunta ¿quién es el responsable del gasto en México? La clasificación administrativa está compuesta por ramos autónomos, ramos administrativos, ramos generales y entidades. Los ramos autónomos incluyen los poderes y órganos autónomos; en los ramos administrativos se encuentra el presupuesto de las dependencias de la administración pública centralizada, en tanto que los ramos generales comprenden los recursos que se transfieren a las entidades federativas y municipios, así como los destinados al pago de la deuda, Adeudos de Ejercicios Fiscales Anteriores (ADEFAS) y erogaciones de apoyo a ahorradores y deudores de la banca. Finalmente, las entidades representan el presupuesto de las entidades de control presupuestario directo y empresas productivas del Estado.

A lo largo del tiempo, los ramos que conforman el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) se han modificado, algunos han cambiado de nombre, otros han desaparecido y se han creado nuevos.

La revisión se realizará sobre presupuesto aprobado, es decir, de las asignaciones presupuestarias anuales comprendidas en el Presupuesto de Egresos a nivel de clave presupuestaria en el caso de los ramos autónomos, administrativos, generales, las entidades de control presupuestario directo y las empresas productivas del Estado, y a nivel de los rubros de gasto que aparecen en las carátulas de flujo de efectivo para las entidades, aprobadas por la H. Cámara de Diputados”. (Fuente: RLFPRH).

En el PEF del 2018 se autorizó un monto por $5,967,779,918,481, de los 44 ramos existente en 2018; 10 de ellos representaron el 83.58% del total del presupuesto, una cifra de $4,988,133,099,352, el siguiente grafico muestra esta distribución.

Fuente: SHCP (PEF 2018, PEF 2021)

Como podemos observar el ramo con mayor importe recibido fue el “28” (sobre participaciones a entidades federativas y municipios), con un 13.61%, seguido por el “19” (aportaciones a la seguridad social) con un 11.72% y en tercer lugar el ramo “33” (aportaciones federales para las entidades federativas y municipios con el 11.53%. Recordemos que las transferencias realizadas por medio del ramo 28 pueden ser usadas libremente por parte de los estados y municipios, no están etiquetados. Estos recursos los envía el gobierno federal a los estados y municipios según 1) sus participaciones distribuidas durante ese ejercicio, 2) su crecimiento del PIB, 3) su esfuerzo recaudatorio y 4) su número de habitantes. Por otro lado, las transferencias que se realizan por medio del Ramo 33 Aportaciones a Entidades Federativas tienen objetivos definidos por el gobierno federal en materia de educación, salud, infraestructura educativa y social, y seguridad pública. El Ramo 33 se divide en fondos que se distribuyen a partir de fórmulas, indicadores, criterios, calendarios y destino, establecidos en la Ley de Coordinación Fiscal.

Es importante señalar que la suma de estos ramos 28 y 33 significo el 25.14% del presupuesto total asignado para 2018, mientras que para el Instituto Mexicano del Seguro Social, ISSSTE y portaciones a la seguridad social (ramos 50, 51 y 19) el importe representó el 27.84%.

Mediante la distribución del gasto público podemos identificar las prioridades de gasto que mantienen nuestros gobiernos y por lo tanto sus políticas y objetivos de desarrollo como nación.

Para el 2021, la distribución del presupuesto fue similar en relación con los ramos de mayor carga presupuestaria sobre los ramos observados en el 2018, ya que de los 10 ramos con mayor presupuesto designado para el 2021 representaron el 84.91% (con un importe de $6,139,456,883,558). el siguiente gráfico muestra la distribución.

Fuente: SHCP (PEF 2018, PEF 2021)

La distribución por ramos es similar entre el PEF del 2018 y 2021 (nueve de los ramos que lideraron los importes asignados son los mismos y solo uno salió del 2018 (el ramo 23, Provisiones Salariales y Económicas), mientras que el ramo que se incorporó fue el 20 (Bienestar), ramo que cambio de nombre (anteriormente se llamaba 20, Desarrollo Social. Las cifras totales entre PEF 2018 y 2021 de estos 10 ramos mostraron un aumento del 23.08% al pasar de $4,988,133,099,352 a $6,139,456,883,558.

A diferencia del PEF 2018, los ramos revisados por importes tuvieron cambios significativos. El ramo con mayor presupuesto para el 2021 es el 19 (Aportaciones a Seguridad Social) con el 13.29%, seguido por los ramos 28 (Participaciones a Entidades Federativas y Municipios) con el 12.74 y en tercero, el 50 (Instituto Mexicano del Seguro Social 12.47%), dejando en el cuarto lugar de asignación al 33 (Aportaciones Federales para Entidades Federativas y Municipios) con el 10.76%.

Al revisar la estrategia del presupuesto del 2021 podemos inferir sobre el cambio y nueva dirección presupuestal, ya que se direccionan más recursos al gasto de tipo social, principalmente al sector de asistencia sobre la salud y combate a la pobreza. Por otra parte, la reducción de recursos para las entidades federativas y municipios, así como para gastos de contratación y fomento para los servidores públicos de la federación.

Un punto para destacar es el ramo 24 (Deuda Pública), el cual sigue dentro de los 10 rubros de mayor asignación de recursos del presupuesto, ocupando el sexto lugar en los dos PEF, representando el 7.93% del 2018 y 7.48% para el 2021, aunque existe una disminución en el monto de $32,174 millones de pesos para el 2021, sigue siendo una cifra muy importante. Lo que significa el fuerte lastre que tiene este país sobre los recursos destinados al pago del servicio de la deuda.

Por su parte, PEMEX mantiene en los dos presupuestos el quinto lugar sobre los recursos asignados (en el 2018 representó el 8.42% y para el 2021, el 9.49%). En importe, la cantidad es relevante al alcanzar un aumento de $183,600 millones de pesos.

El siguiente cuadro muestra las cifras del PEF sobre los 10 principales ramos del 2018 y 2021, porcentajes de los importes sobre el total y su variación (incrementos o decrementos) sobre porcentajes de distribución del 2018.

De acuerdo con el cuadro anterior y aplicando los porcentajes del PEF 2018 al presupuesto 2021, tenemos 5 ramos con aumentos en los montos por la distribución y 6 con reducciones sobre los importes designados para el 2021. Los ramos con un aumento pertenecen al sector de seguridad social, el ramo 19, 50, 51 y 20, los cuales suman un total de $285,474 millones de pesos y PEMEX $77,187 millones de pesos.

En contraste, los ramos que disminuyeron su presupuesto respecto al 2018 fueron el 28, 33, 24, 53, 11 y 23, los cuales totalizaron $268,858 millones de pesos menos, considerando la distribución porcentual del 2018.

Si analizamos los datos generales podemos indicar que la estrategia del actual gobierno es realizar más gasto sobre problemas sociales como la pobreza, alimentación, vivienda, servicios de salud entre otros. Sin embargo, el asignar más recursos a la solución de estos problemas no garantiza su reducción o mitigación; el problema es la eficacia y eficiencia del gasto, es decir, que se cumpla o alcancen los objetivos planeados, programados y presupuestados de los programas o proyectos planteados y plasmados en el actual gobierno.

Los ramos con mayor reducción presupuestal fueron el 28, 23, 33, 53, como se muestra en el cuadro anterior, la reducción presupuestal para los Estados y Municipios afecta el manejo de sus gastos prioritarios y desarrollo económico de cada Entidad; es por ello por lo que también genera un descontento entre la Federación y los gobiernos locales, aumentando la dependencia financiera del poder federal y vulnerando la autonomía de los Estados. De esta manera generará distorsiones políticas en las votaciones del 2021, al observarse resultados inferiores del gasto realizado en sus Estados y Municipios.

En relación con el ramo 23 (provisiones salariales y económicas), la reducción presupuestal para la administración pública respecto a sus empleados y prestaciones de seguridad y ahorro para los funcionarios. Esta política realizada desde el inicio de la actual administración, continua para el 2021, la reducción presupuestal para este año comparada con el 2018 es de $62,094 millones de pesos. Es importante señalar que la reducción de plazas, la disminución de salario y la eliminación de prestaciones, generarán una baja en la calidad y eficiencia de la administración del gasto público, y en todo el entorno de la administración pública. La administración del Estado mexicano para encaminarse al éxito como nación necesita de administradores públicos con conocimiento, capacidades técnicas y ética profesional, y para obtener esas características se necesitan incentivos para querer laborar en esas instituciones y desarrollar un país con mejores perspectivas de desarrollo nacional. No solo es la honradez del individuo como funcionario, sino, tal vez, más importante es el conocimiento para realizar bien su trabajo y lograr los objetivos eficientemente.

La improvisación tiene un porcentaje de probabilidad más alto de fracaso, que el tener de conocimiento y experiencia. La persona aprende mediante la capacitación y a través del tiempo; nadie nace sabiendo. El mérito se adquiere y comprueba con desarrollos exitosos y específicos a través del tiempo.

Finalmente diremos que, dependiendo del interés político económico de los gobiernos, la distribución de los recursos en el PEF muestra las ideas o tendencias políticas y para este gobierno no es la excepción. Las cifras generales están reflejadas y la conclusión a favor o en contra del uso de los recursos es totalmente discutible y controversial.

(*) Dr. Rubén Sánchez Orozco

Doctor en Administración Pública y Profesor en la Universidad Anáhuac México

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s