Elecciones y economía

“Votar es un derecho menor frente al de tener empleo y un sustento familiar”

Por Marlene Martínez Leal (*)

Imagen ilustrativa: Mohamed Hassan (Pixabay)

Este mes de septiembre de 2020 dio inicio en México el Proceso Electoral para renovar la Cámara de Diputados y otros cargos de elección pública en los 32 estados del país: 300 diputaciones por el principio de mayoría relativa y 200 diputaciones por representación proporcional. El proceso finalizará con la jornada electoral el 6 de junio del 2021.


En un país como el nuestro, las elecciones son sin duda un escaparate de propuestas y de recursos, en el cual, los costos que conlleva la vida “democrática” pueden resultar exorbitantes en comparación con otras naciones que tienen sistemas de elección semejantes.


Las probables fallas de la democracia mexicana no se deben a una falta de recursos para organizar los comicios en los que son electas las autoridades de los tres niveles de gobierno. El dinero no ha sido problema, incluso la creación —hace más de tres décadas— del Instituto Nacional Electoral (antes Instituto Federal Electoral), partió de la idea de que debía garantizarse la limpieza de los procesos a cualquier costo, o mejor dicho, sin escatimar el efectivo.


El (actual) INE se creó hace más de tres décadas y media con un presupuesto cercano a los 10 mil millones de pesos; desde ese entonces, el argumento para tan generoso financiamiento fue que la democracia debía consolidarse a cualquier precio. Así por ejemplo, entre 2007 y 2011 aumentó su burocracia en casi mil plazas —pasando de ocho mil 490 a nueve mil 473 empleados—. Además, entre 2000 y 2011, los partidos recibieron en ese entonces aproximadamente 51 mil millones de pesos, según un estudio de la organización México Evalúa (El Siglo De Torreón, 2016).


Como regla general, los presupuestos electorales forman parte del presupuesto o ejercicio fiscal. Aun en un año no electoral, el presupuesto de la autoridad electoral —cualquiera que sea su forma— es un rubro más del presupuesto nacional. En un año electoral, el presupuesto correspondiente se toma del presupuesto nacional siguiendo procedimientos ordinarios y extraordinarios, dependiendo de si las elecciones pueden ser anticipadas o se convoca a ellas inesperadamente (La Red de Administración y Costos de Elecciones, 2020).


Durante este 2020, el salario promedio de los consejeros del INE sería de 170 mil 712 pesos mensuales, cuando el presidente tiene un salario asignado mensual para este mismo año de 111 mil pesos (Aristegui Noticias, 2019). Así es, Lorenzo Córdova Vianello gana más que Andrés Manuel López Obrador considerando que el año electoral será en 2021.


En momentos de crisis, la austeridad es uno de los primeros remedios para disminuir sus efectos, pero en este caso —y más con la situación actual— es evidente que mantener sueldos de esta naturaleza deprime (pues son más prestaciones). Consideren el salario mensual promedio de un sueldo mínimo de $3600. La diferencia es brutal.

En efecto, la democracia cuesta y cuesta desde la manutención de quienes “cuidan” y “velan” por ella.


Los recursos y acciones para la elección del 2021 son mayores a la del 2018, por lo que el presupuesto solicitado por el INE en el paquete fiscal de este año solo se ha incrementado en un tres por ciento sin contar el costo que suponen las medidas sanitarias de COVID-19 que ascienden a 378 millones de pesos en agregado. Así, el presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, argumentó que, a pesar del crecimiento de la Lista Nominal, el costo por elector disminuye de 89.47 pesos a 86.32 pesos; una reducción del 3.5 por ciento, considerando el total de recursos solicitados para las elecciones (Instituto Nacional Electoral, 2020).


Sin embargo, la hoy imperante recuperación de la economía mexicana se prevé del 4.6% en perspectiva favorable, previa a una caída del 8% por la emergencia sanitaria. Por tanto, es necesario hacer énfasis en la reestructuración presupuestal, y en una verdadera austeridad, que apoye a procesos productivos que impulsen y dinamicen la economía que, a final de cuentas, mantiene a toda la estructura.


Esperemos que la próxima aprobación de paquete fiscal 2021, contemple necesidades como la apertura de más fuentes de empleo (aun con salarios mínimos), y no pocos y exorbitantes en aras de mantener un “sistema democrático”.

Referencias

Aristegui Noticias. (21 de diciembre de 2019). Aristegui Noticias. Obtenido de https://aristeguinoticias.com/2112/mexico/consejeros-del-ine-ganaran-mas-que-amlo-170-mil-pesos-violan-la-constitucion-pablo-gomez/

El Siglo De Torreón. (16 de enero de 2016). El Siglo De Torreón. Obtenido de https://www.vanderbilt.edu/lapop/news/011616.Mexico-ElSigloDeTorreon.pdf.pdf

Instituto Nacional Electoral. (07 de Octubre de 2020). Instituto Nacional Electoral. Obtenido de https://centralelectoral.ine.mx/2020/08/26/aprueba-consejo-general-anteproyecto-presupuesto-2021/

La Red de Administración y Costos de Elecciones. (07 de Octubre de 2020). La Red de Administración y Costos de Elecciones. Obtenido de http://aceproject.org/ace-es/focus/fo_core/fo_core

(*) Marlene Martínez Leal


Maestrante en Administración por la FCA-UNAM. Lic. en Política y Gestión Social por la UAM-Xochimilco. Docente de la UNAM en la Facultad de Economía, Profesor Invitado en el Facultad de Contaduría y Administración. Investigador independiente en problemas y proyectos vinculados al Desarrollo (administración, economía, política, sociedad y relaciones internacionales). Miembro actual y activo de la AMEI, AMECIP, ALAST, SOMEE. Ponente en diversos congresos y seminarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s