El panorama de la ciencia en México

Sacrificar la inversión en desarrollo de Ciencia y Tecnología, significa privar a un pueblo del libre desarrollo de las ideas, condenando su independencia y su soberanía, obligándole a depender de los países líderes en I&D

“La innovación es fundamental para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
Por eso es esencial el seguimiento de la inversión en I+D
en conocimiento, tecnología y pensamiento,
que impulsa la innovación en los países”.
Silvia Montoya, Directora del Instituto de Estadística de la UNESCO

Por Vanessa Romero Yahuitl (*)

Imagen ilustrativa: Ernestoeslava/Pixabay

Recientemente se ha promovido la cancelación de diversos fideicomisos para la actividad científica y tecnológica en México, bajo el argumento de la falta de transparencia en el destino de los recursos dentro de los centros de investigación.

Como era de esperarse, los institutos y centros de investigación encargados de desarrollar avances en materia de ciencia y tecnología, así como de generar capital humano mundialmente competente, se han manifestado en contra de esta iniciativa y la razón de esta inconformidad es que sin los ingresos provenientes de fideicomisos y fondos mixtos las instituciones involucradas sufrirán un duro golpe al financiamiento de diversas líneas de investigación frenando su avance. Consideremos que con esta iniciativa se estará retirando más de 60 millones de pesos al desarrollo de ciencia y tecnología mexicana para destinarlos a donde el presidente disponga, muy posiblemente con igual o mayor opacidad con la que se operan los fideicomisos.

El sufrimiento por la extinción de dichos fideicomisos solo es un síntoma del verdadero problema que viene empujando a México hacia el rezago científico, la dependencia tecnológica y la fuga de cerebros desde hace décadas y para darnos cuenta de la situación haremos un breve análisis de la relación entre la I&D (Investigación y Desarrollo) y la economía de las naciones a nivel mundial.

Existe una relación muy marcada entre el desarrollo económico de las naciones y la inversión en I&D, tal como lo refleja el último informe de la revista R&D World del 2020:

EUA, y China, que invierten casi la mitad de su capital en I&D, tienen economías preponderantes a nivel mundial, seguidos por Japón y Alemania, que gozan de un desarrollo económico e intelectual significativamente mayor que México, nuestro país aparece en el lugar no. 25 del ranking mundial de inversión en I&D.

Para hacernos una idea más clara, en México se invierte alrededor del 0.5% del Producto Interno Bruto en investigación y desarrollo a pesar de que la Ley de Ciencia y Tecnología demanda al estado invertir al menos el 1% del PIB a la Investigación y desarrollo tecnológico nacional, pero la realidad es que hasta el día de hoy no hay señales de que los tomadores de decisiones busquen hacer cumplir esta ley absolutamente necesaria para que México pueda convertirse en una nación económicamente competente bajo el modelo de desarrollo actual. (si el lector tiene interés de comprender mejor la medida del PIB le recomendamos el siguiente artículo de Scripta Manent: “El PIB y su evolución en México y otros países, antes y durante el neoliberalismo (parte 1)”.

Hay que dejar un mensaje claro: sacrificar la inversión en desarrollo de Ciencia y Tecnología, significa privar a un pueblo del libre desarrollo de las ideas, condenando su independencia y su soberanía, obligándole a depender de los países líderes en I&D, mediante la compra de equipos y productos necesarios para desarrollar ciencia de calidad mundial, para luego buscar ser reconocidos por revistas e instituciones de esos mismos países que lideran el desarrollo científico mundial.

Aquí entramos a un terreno interesante, pues en las fábricas mexicanas de científicos sobra talento, de ellas emergen profesionales reconocidos a nivel internacional, pero nuestra limitante es la precariedad de la actividad científica en terreno nacional, por esta razón muchas de las grandes mentes del país deciden unirse a equipos de investigación en el extranjero antes de liderar un equipo de investigación en México, pues el romanticismo de la bata blanca y el amor por el conocimiento se rompen cuando hay que decidir entre comprar nuevo equipo de seguridad para tus estudiantes, o pagar servicios a laboratorios extranjeros para cumplir con los estándares de publicación a nivel internacional.

Esta dolencia por la falta de inversión en I&D en México está profundamente conectada con la poca o nula participación de la ciencia en la política pública y el reconocimiento de su importancia en el desarrollo de la economía del país.

La actividad en ciencia básica y aplicada permea en diversas áreas de progreso nacional, en el desarrollo de soluciones en materia de salud, educación y producción económica del sector primario, secundario y terciario.

A su vez, las personas que se dedican a la ciencia son quienes pueden proveernos de estrategias para la conservación de los recursos naturales y el desarrollo sostenible que el planeta demanda.

Es necesario lograr una sinergia entre la ciencia y la actividad política, pues es la única manera a partir de la cual se puede lograr la transición hacia un desarrollo sostenible y soberanía en materia de alimentación, economía y desarrollo, pero el país necesita tomar el riesgo y la responsabilidad de empoderar económicamente a nuestras instituciones científicas para desarrollar ciencia de vanguardia, con soluciones adecuadas a las necesidades globales y nacionales.

Referencias

Heney, P. (19 de marzo de 2020). Las inversiones globales en I + D no disminuyen en el crecimiento del gasto. R&D World. Recuperado de https://www.rdworldonline.com/global-rd-investments-unabated-in-spending-growth/

Lemarchand, G. (s.f.). Informe sobre la ciencia. 7. América Latina. UNESCO. Recuperado de https://en.unesco.org/sites/default/files/usr15_latin_america_es.pdf

(*) Vanessa Romero Yahuitl

Bióloga egresada de la Facultad de Ciencias de la UNAM, con experiencia en la docencia y la divulgación científica, actualmente se encuentra realizando una maestría en ciencias con especialidad en Biotecnología en el Cinvestav IPN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s