¿Qué tipo de sociedad elegir para mi negocio? (3/3)

Es importante tener las respuestas a las siguientes preguntas: ¿a qué se dedicará la sociedad?, ¿cuál será el objeto primordial de la sociedad, ¿será acaso la producción y elaboración de bienes?, o ¿se dedicará a brindar un servicio?

Por María Cristina Cicero Gómez (*)

Imagen Ilustrativa: Aymanejed/Pixabay

En la tercera y última entrega hablaremos del régimen fiscal al que pertenecen los tipos de sociedades. De manera general esa clasificación se presenta en el siguiente esquema.

Clasificación de los tipos de sociedades según su régimen fiscal

Elaboración propia con información de Escobosa, M. (2018)

Para constituir una persona moral, de lo que ya hemos hablado en las secciones anteriores, es necesario tener unos socios, elaborar un acta constitutiva, presentarse ante notario o hacer una suscripción pública y darse de alta en Hacienda.

Es importante tener las respuestas a las siguientes preguntas: ¿a qué se dedicará la sociedad?, ¿cuál será el objeto primordial de la sociedad, ¿será acaso la producción y elaboración de bienes?, o ¿se dedicará a brindar un servicio?

Como ya vimos, si el objeto principal de la empresa es la elaboración de un producto y su distribución, será una sociedad mercantil regida por la Ley General de Sociedades Mercantiles; y si su objeto fundamental es otorgar un servicio, será una sociedad civil y se regirá por el Código Civil de la entidad en donde se constituya la sociedad. (Cada estado de la República tiene su propio Código Civil).

Previo a constituir una sociedad, es necesario un plan de negocio, que merece un artículo aparte —es verdad—, pero que podemos describir brevemente en este apartado: el plan de negocio, en general consiste en saber cuál será el bien o servicio que quieres ofrecer, cuánto sería el capital necesario para echarlo andar, cuántos socios necesitas o si no necesitas socios y quieres comenzar de manera individual, y cuánto personal se necesitaría en un principio; lo más importante es la inversión inicial para comenzar el negocio y hacer frente a alguna adversidad si se presentara.

Si el negocio lo emprenderás de manera individual, no es necesario constituirse en persona moral, ya que tienes el capital necesario para abrir un negocio entonces es viable constituirse como persona física con actividad empresarial; pero si no tienes el capital suficiente y necesitas personas que aporten capital a tu empresa entonces deberías constituir una persona moral y aquí es dónde caemos en seleccionar los tipos de empresas de las que hemos hablado durante estas entregas. Las sociedades mercantiles, cuando queremos producir un bien y distribuirlo, o sociedades civiles cuando queremos prestar un servicio. Una asociación civil se constituye cuando únicamente se administrarán las cuotas de los socios y se brindará un servicio o se producirá un bien sin el ánimo de obtener utilidades o sin el afán de lucro.

¿Qué ventaja tiene un tipo de persona ante el pago de impuestos? Todo depende del tipo de actividad al que te quieras dedicar. Siendo persona física o siendo persona moral más o menos se paga la misma tasa de impuestos. En una persona física puedes dar de alta obligaciones tales como ingresos por sueldos y salarios, sueldos asimilados (cuando se prestan servicios a distintas empresas y no hay subordinación laboral a una sola empresa), honorarios, arrendamiento, actividad empresarial, dividendos (si es que eres accionista de una persona moral), intereses provenientes de actividades de inversión en el sistema financiero, entre otras; y también puedes darlas de baja si es que ya no recibes ingresos por esos conceptos. En caso de una persona física, lo más que se puede llegar a pagar es el 35% sobre los ingresos obtenidos, este porcentaje es determinado en una tabla especial descrita en el artículo 96 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR).

Las personas morales pagan el 30% sobre las utilidades que generan, pero si pagan esas utilidades a sus socios hay un impuesto adicional del 10%, y si tienen trabajadores hay que pagar una “PTU” (participación de los trabajadores en las utilidades generadas); que aproximadamente es e del 10% sobre las utilidades generadas.

La LISR es una ley en la que se establecen las reglas para cumplir con las obligaciones tributarias tanto de personas físicas como de personas morales.

¿Cómo está estructurada la LISR? En el siguiente cuadro se encuentra un extracto del contenido de esta ley:

Esbozo del contenido de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR)

Título I:Disposiciones generales.
Título II:De las personas morales.
Título III:De las personas morales con fines no lucrativos.
Título IV:De las personas físicas.
Título V:De los residentes en el extranjero con ingresos provenientes de fuente de riqueza ubicada en territorio nacional.
Título VIDe los regímenes fiscales preferentes y de las empresas multinacionales
Elaboración propia a partir de la LISR

Tanto en la LISR como en su Reglamento se encuentran los lineamientos para poder cumplir con las obligaciones tributarias para cada tipo de sociedad que se quiera constituir.

Es aquí donde ponemos fin a estas entregas que espero hayan sido de utilidad para darte una idea y poder emprender el negocio que tanto anhelas.

A modo de conclusión podríamos decir que existen tres tipos de sociedades: aquellas sociedades que persiguen un fin preponderantemente económico y que constituyen una especulación comercial; aquellas sociedades que persiguen un fin preponderantemente económico y que no constituyen una especulación comercial; y aquellas que no persiguen un fin económico y que tampoco constituyen una especulación comercial.

Estos tipos de sociedades podríamos definirlos como sociedades mercantiles, sociedades civiles y asociaciones civiles. En el caso de las sociedades mercantiles, tienen a su vez más variedades de sociedades; esas variedades dependen, en esencia, de los tipos de responsabilidades que tienen los socios ante esa sociedad (responsabilidad limitada, ilimitada, subsidiaria y solidaria).

Para constituir la sociedad elegida debemos elaborar un acta a la que se llama acta constitutiva o contrato social y llevarla ante un fedatario o notario público para que la inscriba en el Registro Público de Propiedad y Comercio (mercantiles) o en el Registro de Sociedades Civiles.

El acta debe tener por lo menos los siguientes datos: los datos de las personas físicas o morales que constituirán la sociedad; el objeto de la sociedad; su razón o denominación social; su duración; el importe del capital social, fijo o variable; domicilio de la sociedad; administración; nombramiento de los administradores; vigilancia; distribución de utilidades; importe de los fondos de reserva; casos en los que la sociedad haya de disolverse y procedimiento de disolución y liquidación de la sociedad en caso necesario.

Cada una de las sociedades mencionadas en este artículo cae en alguna de las obligaciones establecidas en la Ley del Impuesto Sobre la Renta de los mencionados en esta misma entrega, siendo persona física con actividad empresarial (cuando quieras emprender tu negocio con fondos propios), persona moral (cuando necesites de algunos socios para poder obtener tu capital), o persona moral sin afán de lucro (cuando tu objetivo y el de tus socios sea el beneficio de los demás sin obtener utilidad).

Bibliografía:

Ley General de Sociedades Mercantiles (2018) Cámara de Diputados http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/144_140618.pdf última consulta 09 de septiembre de 2020.

Ley del Impuesto Sobre la Renta (2019) Cámara de Diputados http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/LISR_091219.pdf consultado el 09 de septiembre de 2020.

Escobosa M. (2018) Colegio de Contadores Públicos de México “Cómo abrir una empresa. Diferencias entre persona física y moral” https://www.youtube.com/watch?v=CKXb2GF8dQw consultado 09/09/2020.

(*) Dra. María Cristina Cicero Gómez

Licenciada en Contabilidad Pública y Maestra en Administración de Empresas egresada del TEC de Monterrey; Licenciada en Administración y Dirección de Empresas por el Ministerio de Educación y Cultura de España y Doctora en Administración de Empresas y Organización Industrial por la Universidad de Cantabria. Pertenece al equipo de docentes de la Universidad Anáhuac México Norte en la Facultad de Economía y Negocios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s