Envejecimiento en México

Si bien es incuestionable el notable aumento de la población adulta mayor en México, aún no se puede hablar de una población envejecida como la que presentan los países europeos, pero en un futuro no muy lejano este cambio en la estructura demográfica de su población va a ser significativo, llegando a compararse con el país más envejecido del mundo que es actualmente Japón

Por Dra. Rosa López Fernández (*)

Imagen ilustrativa: Silviarita (Pixabay)

El presente trabajo va a ser dedicado al envejecimiento de la población mexicana, haciendo un breve recorrido por la demografía histórica y analizando lo que ha venido aconteciendo en su población desde principios del pasado siglo hasta la actualidad y llegar proyecciones futuras.

En el censo realizado en 1910 la población mexicana era un total de 15.2 millones de habitantes (7,5 millones de hombres y 7,7 millones de mujeres), el 42% eran jóvenes menores a 15 años y la proporción de personas mayores a 65 años era solamente el 2% del total de la población (Mendoza, & Tapia, 2010).

De acuerdo a los análisis demográficos, posterior al descenso en el número de habitantes de un país debido a la guerra, comienza un despunte en la cantidad de población, al término de la revolución mexicana la tasa media anual de crecimiento de población en el país pasó de 1.75 a 2.65% entre 1930 y 1940, y continuó con un incremento sostenido hasta la década de 1960 (3.35%, tasa media anual de crecimiento) (Villavicencio, Vega, & González, 2011).

Al igual que ocurrió en el resto del mundo, México atravesó un período de transición demográfica el cual ha transitado por diferentes fases.

La primera, comprendida entre los años 1930 y 1970, se distinguió por la existencia de tasas de mortalidad y fecundidad elevadas, caracterizándose por un rápido crecimiento de su población, dando origen a un proceso de rejuvenecimiento demográfico.

Las personas que nacieron en la época de alta fecundidad (1960-1980), son conocidos como la generación del Baby Boom (Inapam, 2012).

La segunda fase, enmarcada entre 1970 y el año 2000, comenzó la caída de la fecundidad y el desplazamiento de generaciones numerosas hacia las edades centrales (resultado del alto crecimiento demográfico del pasado).

La tercera y última fase de la transición demográfica de la población de México, se complementará en las décadas venideras, caracterizándose por una reducción de la mortalidad y la fecundidad, esperando que este proceso concluya en el año 2050 (Reyes, 2006).

Figura 1. Pirámide poblacional de México, al 2050

Fuente: Consejo Nacional de Población (2001).

En el México de hoy, la tasa de natalidad y crecimiento es moderado, es de 3 hijos por mujer y la tendencia futura se pronostica de 1 hijo por mujer, con una tasa bruta de mortalidad muy baja. Esta baja tasa de mortalidad está asociada a los progresos en materia de salud y su impacto en la supervivencia de las personas (Secretaría de Gobernación, 2013).

Las personas de 60 años, de 8 millones 340 mil en el 2006, pasarán a 36 millones 960 mil en el 2050. Los de 65 años, de 5 millones 730 mil en el 2006, pasarán a 28 millones 580 mil en el 2050, y los de 70 años de 3 millones 690 mil en el 2006, pasarán a 19 millones 890 mil en el 2050 (Inegi, 2013).

Si se analiza la esperanza de vida, se encuentra que en 1930 para el sexo femenino era de 35 años y para el masculino de 33 años respectivamente. Durante la segunda mitad del siglo XX, se duplicó a 36 años en 1950, en 1990 se estimó que una persona vivió en promedio 71.20 años después de su nacimiento, todo gracias a los avances tecnológicos. Para el 2000 se calculó una esperanza de vida promedio de 75.3 años, 73.1 para los hombres y 77.6 para las mujeres respectivamente (Secretaría de Gobernación, 2013).

México está transitando actualmente una fase de baja mortalidad, se ha reducido la mortalidad infantil con un incremento sostenido de la esperanza de vida al nacer, y a su vez baja fecundidad, trayendo como resultado una reducción de la tasa de natalidad.

Finalmente, se espera para el 2050 una proporción media de 83.7 años (82 para hombres y 85.5 para mujeres). Se pronostica que una persona vivirá un promedio de 81.29 años después de su nacimiento (Inegi, 2013).

Los años de vida que espera aun vivir una persona al inicio de la vejez, lo que se conoce como esperanza de vida geriátrica, aumentará de 18.1 años en la actualidad a 22.5 años en el 2050 (Secretaría de Gobernación, 2013).

Como se observa en las cifras anteriores, habrá un incremento sustancial de las personas adultas mayores.

El cambio en la estructura de la población por edades se traducirá en una serie de desafíos, el incremento de las personas adultas mayores demandará atención en aspectos de seguridad social, salud, económicos, laborales y de educación, entre otros

Cambiarán los estilos de vida, los patrones de consumo y las pautas de alimentación. Proliferarán las organizaciones y grupos dedicados a proteger y promover el ejercicio de los derechos de los adultos mayores. Aumentará de manera significativa la demanda de muy diversos bienes y de algunos servicios especializados.

Muchos ámbitos de nuestra vida cotidiana se verán alterados.

Bibiografía:

Consejo Nacional de Población. (2001). La población de México en el nuevo siglo. México: CONAPO.

Inapam. (2012). Modelos de Atención Gerontológica. Instituto Nacional para la atención a las personas adultas mayores. Recuperado de:
http://www.inapam.gob.mx/…/INAPAM/…/Libro_Modelos_de_Atencion_Gerontológica

Inegi. (2013). Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Recuperado de: http://www. cuentame.inegi.org.mx

Mendoza, M. E., & Tapia, G. (2010). La situación Demográfica en México 1910-1920. Recuperado de: http: //www.es.slideshare.net/Poluxjtp/situacin-demogrfica-de-mxico-19102010

Reyes, M. (2006). Análisis demográfico y socioeconómico de la población de Adultos Mayores de México, 2006-2050. Centro de Documentación, Información y Análisis. Servicios de Investigación y Análisis. Subdirección de Economía. Cámara de Diputados. México.

Secretaría de Gobernación. (2013). El proceso de envejecimiento en México. Recuperado de: http://www.conapo.gob.mx/prensa/2005/402005.pdf. 9.

Villavicencio, M.E., Vega, M.G., & González, J. (2011). Condiciones sociales y calidad de vida en el adulto mayor: experiencias de México, Chile y Colombia. Universidad de Guadalajara, Centro Universitario de Ciencias de la Salud. (Primera edición). México.

(*) Dra. Rosa López Fernández

Doctor en Investigación Interdisciplinaria, Coordinadora del diplomado en Cuidados a las personas adultas mayores: retribuyendo a la vida, una visión interdisciplinaria.
Catedrática e investigadora en la Universidad Anáhuac, México. Maestría en Gerontología Médica y Social por el Centro Iberoamericano de Atención a la Tercera Edad.
Investigadora Agregada por la Academia de Ciencias, Licenciatura en Psicología por Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana, Cuba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s