Historias de vida en lenguas indígenas y sus ilustradores

Un acierto de la Secretaría de Cultura ha sido la organización de esta cuarta edición de la Feria de las lenguas indígenas


Por Mtro. Marco Darío Balderas Lima (*)

Imagen ilustrativa: Secretaría de Cultura del Gobierno de México

En el marco de la conmemoración internacional de los Pueblos Indígenas, se celebra la FLIN 20 Feria de las lenguas indígenas nacionales del 9 de agosto al 25 de noviembre donde se invita a conocer la historieta en lenguas indígenas y en la que se han hecho interesantes propuestas para su desarrollo.

Un acierto de la Secretaría de Cultura ha sido la organización de esta cuarta edición de la Feria de las lenguas indígenas, iniciada en 2017 con el fin de tener un espacio donde se den a conocer las acciones y proyectos comunitarios para mostrar la producción, la distribución y el consumo de bienes y servicios culturales que tengan a las lenguas indígenas como materia prima de creación, innovación y expresión. En este caso, reviste un personal interés el tema de la historieta. Se incluyeron conversatorios como

El cómic en lenguas indígenas en México; Traducción de cómics: experiencias desde las lenguas indígenas nacionales; La historieta en México, Los cómics en lenguas indígenas como proyectos comunitarios y la charla Otras literaturas: fotonovela, novela gráfica y cómic en rarámuri, entre otros, y el conversatorio del que se presentan aquí sus testimonios: El mundo oculto dentro de un lápiz. De igual manera se han presentado en esta FLIN 20 temas relativos a las lenguas indígenas y los retos que enfrentan, así como se han retransmitido programas de la emblemática serie televisiva de los años 90 Los caminos de lo sagrado.

Transmitido el martes 11 de agosto, el conversatorio El mundo oculto dentro de un lápiz, contó con ilustradores que charlaron brevemente sobre sus propias experiencias con Rodrigo Morlesin como moderador. Isela Xospa, originaria de Milpa Alta habló del orgullo de hablar una lengua indígena -en su caso el náhuatl-, idioma que se ha ido perdiendo desde la década de los 50, por el afán de homogeneizar a la sociedad hacia el habla del español. Su deseo es el de comunicar la lengua náhuatl a través de imágenes, tradición muy rica en el mundo indígena, lo que realiza a través de sus libros. Pienso que esta idea es fundamental, ya que relaciona las antiguas escrituras americanas basadas en imágenes con una labor creada y desarrollada en siglo XX: la historieta.

Video: Secretaría de Cultura del Gobierno de México

Luis David Canul (Pájaro Toj), oriundo de Campeche dijo que sus padres fueron maestros comunitarios y él tuvo que ser migrante por sus estudios en Yucatán y Campeche. Su familia habló maya, por lo que él se renombró como Pájaro Toj. Ya en la ciudad de México, asistía a la Feria del Libro Infantil y Juvenil e iba a eventos de la Asociación Mexicana de Ilustradores, pues quería ilustrar sus historias familiares y cotidianas, lo que ha logrado hacer.

En tanto que Issa Watanabe, de Lima, Perú, habló del racismo imperante en su país, de la segregación de las lenguas originarias y de sus orígenes propios: su padre japonés, su madre noruega y España como país donde vivió largo tiempo. Durante sus viajes al Perú se acercó a la cultura peruana. Su madre trabajó en proyectos bilingües ilustrados de las lenguas amazónicas, a partir de historias orales sobre sus mitos. Presentó su libro ilustrado Migrantes.

La ilustradora de origen sindi Karishma Chugani, dijo haber crecido en Marruecos y hablar varias lenguas. Si idea es entender el pasado cultural y recuperarlo mediante sus ilustraciones. Presentó su libro Songs of the Jungle, su primer libro sobre la importancia musical en Marruecos y otro sobre la historia de su abuela, Las visitas de Nani. Afortunadamente describió su técnica donde usa papel, telas, teatrinos etc., para enriquecer sus obras. Hubiera sido muy ilustrativo que los otros autores hubieran hablado un poco del proceso técnico de sus libros, aunque se entiende por la brevedad de las exposiciones. Chungani en su proyecto L’école de papier, explora y difunde diversas maneras de trabajar el papel a la vez que explora las mitologías de su interés.

El ilustrador limeño Rafael Yockteng, ha vivido en Bogotá y habló sobre su ascendencia china. Trabajó en diversas comunidades que contaban sus propias historias y él les enseñaba a ilustrarlas. Uno de esos proyectos fue: “Niwi úmuke pari ayunnagga” (Cantando desde la sierra), con dibujos infantiles. Mostró también el libro Eloísa y los bichos, el libro que más lo representa. Es la historia de una niña que llegó a una gran ciudad con la metáfora de sentirse “un bicho raro” y que representa una búsqueda de identidad.

Fuente: Secretaría de Cultura

Por su parte Yuyi Morales, confesó no hablar ninguna lengua indígena, sino vivir la suya, el español, que se llevó a Estados Unidos y que la situó también en una búsqueda de identificación, pues al principio no entendía el inglés. Al conocer los libros infantiles, se le revelaron como una manera de expresión: una búsqueda de cómo decir las cosas, su lenguaje es para ella palabras, imágenes, silencios y hasta páginas en blanco, colores y movimientos; elementos que son combinados en sus libros. Dijo no tener, al principio, capacidad artística, pero la adquirió y a su regreso a México ya era otra persona.

También Mauricio Gómez Morín dijo solo hablar el español y, especialmente el chilango, pero que ha entendido “la importancia de la diversidad y de la polifonía frente a un mundo que nos quiere uniformar y que nos quiere doblegar a ir por un solo carril”. En México y Latinoamérica, las lenguas originales han sido en el mejor de los casos, marginadas, y en el peor destruidas. Expresó la necesidad de recuperar esa identidad para construir una historia propia, lo cual es un tema político y del valor de la memoria para rescatar el pasado y la propia historia.

Relató haber hecho estudios de pintura y tuvo que ilustrar libros infantiles “un trabajo espantoso”, dice irónicamente. La pintura para él es un monólogo permanente, la ilustración es un diálogo con la historia, con el libro, con el escritor, con la cultura etc. Su trabajo como ilustrador en el Fondo de Cultura Económica, lo llevó a ser director de Arte en la Colección de Libros Infantiles; en la editorial Santillana realizó libros de texto, donde aprendió a jugar con la imagen y los libros. En La Esmeralda, formó el grupo “Germinal” donde se dedicaba a hacer pintura y gráfica con fines políticos: murales, mantas para marchas de protesta, etc. La gráfica ligada a procesos de liberación. También trabajó con niños con el método Freire, que fueron talleres de historia.

Reconoció su admiración por la gráfica precolombina que es escribir a través de imágenes. Ilustró La canción del maíz, de Mardonio Carballo que se publicó de manera bilingüe y que es una especie de mantra, una historia que se va cantando y mostró varias de sus páginas.

En los comentarios finales, Isela Xospa relató que en Nueva York investigó y encontró un libro de historia de Milpa Alta destinado a niños estadounidenses. Estas temáticas, dijo, en México han estado “secuestradas” por el Estado y por un sistema corporativo editorial que distribuye el saber en un camino ascendente que es inaccesible para los niños y comunidades indígenas. Habló de la necesidad de representar a esos niños y señaló que cuando una voz viene de una vivencia personal es más impactante para los demás. Ilustró uno de sus libros Bebé tamal, que habla desde un plano gastronómico y que ha sido traducido a 40 idiomas, se encuentra disponible para descargar en línea gratuitamente.

Es de celebrar que la edición de esta Feria de las lenguas indígenas nacionales se haya centrado en un tema artístico y didáctico. Representa una verdadera confluencia de tradiciones la factura de libros que indagan en las historias comunitarias y personales de los grupos indígenas, así como una verdadera oportunidad para conocer identidades que la modernidad y el llamado progreso han hecho que se olviden o desaparezcan. Hablar desde la diversidad parece ser ya un signo de los tiempos.

(*) Mtro. Marco Darío Balderas Lima

Historiador por la Universidad Iberoamericana y pintor por el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Ha sido investigador y redactor en numerosos proyectos editoriales y ha realizado varías exposiciones y murales privados y comerciales. Ha practicado la docencia en diversas instituciones y se ha desempeñado también como bibliotecario. Actualmente es investigador y redactor en la Fundación Miguel Alemán A.C.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s