Biodiversidad de la Cuenca de México

Entre esta fauna nativa, los grandes mamíferos son quienes más han resentido el impacto de la creciente mancha urbana y el deterioro de los ecosistemas

Por bióloga Vanessa Romero Yahuitl (*)

Imagen ilustrativa: SEDEMA

La Ciudad de México es un mosaico de riqueza que resalta por sus colores, sabores, tradiciones y cultura, así de imponente, con su caos, con su gente y su bullicio; alberga también una gran riqueza de flora y fauna que resiste y florece entre rascacielos y avenidas, manteniéndose y transformándose a través del tiempo y a pesar de la hostilidad urbana.

En este espacio daremos voz a la naturaleza resiliente de la CDMX, a estos bosques, lagos, ríos, animales y plantas que se encuentran entre nosotros pero que no siempre vemos. Es pertinente brindar un espacio para hacer notar su importancia, pues hoy más que nunca, resistiendo una pandemia estamos tan inmersos en nuestro propio hábitat, que corremos el riesgo de dejar de ver que cohabitamos con otras especies y ecosistemas.

Por argumentos geográficos desde el origen, la Ciudad de México significó un reto para el establecimiento de la civilización que decidió asentar su centro político y económico en una cuenca rodeada de cadenas montañosas, pues este peculiar relieve y sus múltiples volcanes dieron lugar a un mosaico de ecosistemas diferentes.

Desde el Sur hasta el Oriente, a través del corredor montañoso Ajusco-Chichinatuzin hasta el Eje Neovolcánico transversal, que incluye el Iztaccíhuatl y el Popocatépetl, se encuentran algunos de los ecosistemas remanentes que soportan gran parte del bienestar ambiental de la ciudad, pues al ser suelo de conservación brindan diversos servicios ecosistémicos, como captura de dióxido de carbono, recarga de acuíferos, conservación de biodiversidad nativa y producción de oxígeno.

Estas zonas de resistencia natural de la ciudad albergan aproximadamente 2,254 especies de fauna de distintos grupos taxonómicos, incluyendo especies endémicas (SEDEMA) y más de 1,600 especies de Plantas (Rivera-Hernández, 2016)

Entre esta fauna nativa, los grandes mamíferos son quienes más han resentido el impacto de la creciente mancha urbana y el deterioro de los ecosistemas, pues son blanco de cazadores y requieren grandes extensiones de hábitats inalterados para desplazarse, encontrar alimento y reproducirse.

Los venados, zorros, coyotes, linces y pumas se han dejado de ver en la CDMX a medida que crece la población y que las zonas urbanas, agrícolas y ganaderas aumentan su presencia, ganando terreno a los bosques y pastizales nativos.

Su ausencia es señal de alarma para el equilibrio de los ecosistemas y las dinámicas poblacionales de otras especies de las que se alimentan y forman parte de la red trófica presente en los ecosistemas de la ciudad.

Ante esta situación, es necesario implementar estrategias de información ciudadana, conservación y protección de áreas naturales con la ayuda de ciudadanos y autoridades gubernamentales para lograr una coexistencia respetuosa con el medio ambiente y la abundante biodiversidad con la que compartimos territorio.

La protección de ambientes y especies es una situación compleja, en la que es complicado señalar puntos de acción desde un escritorio, pues requiere una acción sinergética de esfuerzos sobre distintos ejes para lograr la deseada y aparentemente utópica sustentabilidad por lo que dejamos abierto el tema para otros artículos de reflexión en Scripta Manent.

Siempre dinámica, siempre cambiante, entre inundaciones, migraciones y temblores, cambios de uso de suelo y de costumbres, la ciudad sigue transformado a sus habitantes junto con sus hábitats, solo nos queda resistir y coexistir.

Referencias

SEDEMA. (2020). Estrategia para la conservación y el uso sustentable de la Biodiversidad de la Ciudad de México (ECUSBE-CDMX) y plan de acción 2030. Recuperado de http://data.sedema.cdmx.gob.mx/biodiversidadcdmx/index.html

(*) Bióloga Vanessa Romero Yahuitl

Egresada de la Facultad de Ciencias de la UNAM, con experiencia en la docencia en el Colegio Hebreo Tarbut y en divulgación científica en Universum, en el Museo de la Ciencia, en Mad Science Latino y en ferias de ciencia de la UNAM.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s