El glifosato en México

Es cierto que el glifosato es un herbicida casi tan dañino como otros igualmente permitidos en México; también, que es una práctica común entre campesinos. Pero eso no significa que debamos aceptar el uso masivo de herbicidas en territorio mexicano.

Por Vanessa Abigail Romero Yahuitl (*)

Imagen ilustrativa: maxmann / Pixabay

El glifosato es un herbicida ampliamente utilizado en el mundo, envuelto en controversia por estar asociado directamente con cultivos transgénicos. Sin embargo, el análisis del problema del uso de herbicidas asociados a Organismos Modificados Genéticamente (OMG) va más allá de debatir evidencias científicas para concluir y estar a favor o en contra de su uso.

En México el glifosato es comercializado por cerca de 45 empresas y se utiliza, tanto en cultivos transgénicos, como en no transgénicos, con el propósito de impedir el crecimiento de malezas, evitando que compitan por nutrientes con el cultivo de interés.

En la mayoría de los casos se utiliza en sistemas de producción masiva, donde se realiza un despalme del territorio para cultivar una sola especie. Con esta práctica desplazan vegetación nativa, y deterioran los ecosistemas. Incluso las malezas que acompañan a los cultivos de interés económico tienen un papel importante en el sostén de suelo, los ciclos biogeoquímicos de nutrientes, el mantenimiento de la biodiversidad microbiana y son hábitats de insectos descomponedores y polinizadores.

Se ha reportado en artículos científicos evidencia de que el glifosato tiene impacto en el comportamiento y la microbiota de las abejas, en el desarrollo de malezas resistentes a herbicidas y presenta afectaciones a la salud humana como cambios genéticos en linfocitos, modificaciones en rutas hormonales y alteraciones en la microbiota intestinal (Balbuena, 2019; Watts, 2016; y Samsel y Seneff ,2015).

En la ilustración podemos observar la influencia del glifosato en la fisiología y microbiota de las abejas, su acción sobre las plantas inhibiendo la síntesis de aminoácidos (como la fenilalanina, tirosina y triptófano) y su acción supresora de la abundancia de insectos, microorganismos y nutrientes como el nitrógeno en el suelo. Además puede ser inhalado por los humanos durante su aplicación provocando daños a la salud y es capaz de filtrarse hasta los cuerpos de agua del subsuelo.
Elaboración propia con base en Bejarano (2017) y Balbuena (2019).

Es cierto que el glifosato es un herbicida casi tan dañino como otros igualmente permitidos en México; también, que es una práctica común entre campesinos. Pero eso no significa que debamos aceptar el uso masivo de herbicidas en territorio mexicano.

Es un acierto que se cuestione el uso del glifosato y debería cuestionarse de la misma manera el uso de otros pesticidas y herbicidas en el mercado de la agricultura. ¿Vale la pena pagar el precio en biodiversidad por la producción industrial que nos brindan los cultivos transgénicos asociados a glifosato?

¿Tenemos otras alternativas al uso de herbicidas para la producción de alimento a gran escala? No se trata de señalar culpables del deterioro ambiental, pues distintas empresas han seguido las mismas prácticas dañinas para el medio ambiente desde la revolución verde; el verdadero conflicto está en perseguir los ideales equivocados y tener un solo eje estratégico para desarrollar tecnología en materia agrícola.

Es momento de replantearnos las prioridades en torno a las cuales se deben construir los nuevos avances en ciencia y tecnología agrícola, para garantizar la salud humana, mejorar la calidad de vida del sector rural, y lograr un desarrollo equitativo a nivel ambiental, económico y social cubriendo las demandas de producción primaria.

En la última década se han presentado iniciativas que reportan el éxito de la implementación de la agroecología como alternativa al uso de agrotóxicos en los cultivos de alta producción. En 2015 durante la International Conference on Chemicals Management 4 (ICCM4) se presentó el libro llamado Replace chemicas with biology (Watts y Williamson, 2015) con alternativas para el reemplazo de los herbicidas, en el que se reportaron casos exitosos en Estados Unidos y países de Asia, África, Europa y América latina.

Reflexión final

Los monocultivos industrializados siguen ganando territorio en el mundo, acabando con ecosistemas nativos y grandes extensiones de selvas y bosques. Por ello, ante la emergencia climática que vive el planeta debemos darnos cuenta de que la verdadera lucha no es contra el glifosato o los cultivos transgénicos, es contra la apropiación corporativa de las prácticas agrícolas, el uso de monocultivos, semillas asociadas a agrotóxicos y la manera en la que los monocultivos masivos atentan contra los ecosistemas y la biodiversidad

No olvidemos que la biología se basa en el estudio de los organismos y sus interacciones. Con la llegada de la biotecnología al campo, el estudio de los genes y las moléculas diseñadas para erradicar flora y fauna, se perdieron de vista temas importantes, como el impacto de esos genes y moléculas en los organismos, en la salud de los agricultores, en el bienestar los ecosistemas y en la biodiversidad con sus innumerables interacciones, por ir detrás de la mayor producción económica.

Referencias:

  1. Fernando Bejarano González editor. Los Plaguicidas Altamente Peligrosos en México (2017) Red de Acción sobre Plaguicidas y Alternativas en México, A. C. (RAPAM)
  2. Farina, W. M., Balbuena, M. S., Herbert, L. T., Mengoni Goñalons, C., & Vázquez, D. E. (2019). Effects of the Herbicide Glyphosate on Honey Bee Sensory and Cognitive Abilities: Individual Impairments with Implications for the Hive. Insects, 10(10), 354.
  3. Dr. Meriel Watts et al.,(2016) Glyphosate Monograph, Pesticide Action Network International (PAN)
  4. Samsel, A., & Seneff, S. (2015). Glyphosate, pathways to modern diseases III: Manganese, neurological diseases, and associated pathologies. Surgical neurology international, 6, 45.

(*) Por Vanessa Abigail Romero Yahuitl

Bióloga Vanessa Abigail Romero Yahuitl
Egresada de la facultad de Ciencias de la UNAM, con  experiencia en la docencia en el Colegio Hebreo Tarbut y en la divulgación científica en Universum,, Museo de la Ciencia, Mad Science Latino y en ferias de ciencia de la UNAM.

Un comentario sobre “El glifosato en México

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s