Patrimonio perdido

El dogmatismo político devastó gran parte de la riqueza arquitectónica de la Ciudad de México

Por Roberto Santa Cruz (*)

Foto tomada por el autor

La Ciudad de México es considerada una de las más bellas del continente. Capital de los aztecas, capital novohispana, sede de dos Imperios en el siglo XIX, es una metrópoli extensa, y ello se reflejó en sus edificios públicos y privados.

Hasta bien entrado el siglo XIX, poco antes de las Leyes de Reforma y la desamortización de los bienes de la Iglesia Católica, la ciudad conservó su traza en cuadrantes.

Calles y plazas como la de Santo Domingo o de Loreto nos permiten visualizar ese diseño urbano. Incluso la Alameda misma es un vestigio importante de la época virreinal.

Los conventos y sus instalaciones periféricas se mantuvieron bien hasta esa mitad del siglo XIX. Lo mismo las casonas de nobles y potentados como José de la Borda, cuya mansión aún se levanta en penosas condiciones en República de El Salvador.

Foto 1. Excasona de José Borda en las calles de República de El Salvador. (Foto de Roberto Santa Cruz)

La Reforma abrió paso a una calamidad para la historia del Arte Mexicano. Expropiadas iglesias, conventos y monasterios, ya en poder del gobierno, fueron objeto de saqueo y destrucción.

Ello fue palpable con el Templo de Santo Domingo de Guzmán, mutilado y fraccionado junto con el convento anexo.

Foto 2. Exconvento de Santo Domingo. (Litografía anónima)

Una ridícula calle, que lleva el nombre del liberal Leandro Valle, se abrió para comunicar dos puntos que ya tenían paso. Pero el objetivo era derribar la Capilla del Rosario, anexa al templo principal.

El convento de San Francisco, el más grande de la ciudad, fue fraccionado, vendido en lotes y, nuevamente, derribadas capillas e instalaciones.

Foto 3. Convento y atrio de San Francisco. (Litrografía anónima)

La siguiente foto nos muestra lo que queda de tan magnífica obra arquitectónica:

Foto 4. Lo que queda del exconvento de San Francisco. (Foto de Roberto Santa Cruz)

Misma suerte para el convento de los Bethlemitas, del cual solamente se conserva una parte en la calle de Tacuba, en su esquina con Bolívar (correctamente deberíamos llamarla Simón Bolívar), actualmente Museo de la Economía.

Agregamos a la lista el Convento e Iglesia de Santa Isabel, el convento de San Andrés y el Colegio Mayor de San Pedro y San Pablo.

También el exconvento de La Merced, mutilado y envilecido. Fue el Dr. Atl quien defendió de la picota lo que hoy conocemos, y que se considera el mejor ejemplo de la arquitectura mudéjar en Nueva España.

¿Había una necesidad real de derribar esas construcciones?

El tiempo ha dicho que no.

No eran necesarias nuevas calles, no existía el conflicto del tránsito automotor, que décadas después, generó nuevas vialidades.

Los conventos, si bien les fue, se vendieron y terminaron siendo casas de vecindad, como Bethlemitas,  o segmentados para hacer casas nuevas o negocios. Así surgió, por ejemplo, la calle de Motolinía.

Foto 5. Convento de Betlehitas. (Litografía anónima)

¿Necesidad de espacios?

Tampoco. La ciudad tenía miles de metros cuadrados sin urbanizar. Derribar para hacer negocio es algo antiguo, pero que condenó a muchos edificios.

Fue propiamente un desprecio hacia lo español, hacia la cultura que dominó el escenario de Nueva España, porque el legado peninsular tenía valores espirituales y estéticos que chocaban con los nuevos gobernantes de la república.

De la Capilla del Rosario, anexa a Santo Domingo, se hacen descripciones maravillosas. Su exquisito barroco, obra del arquitecto Lorenzo Rodríguez, quien edificó el Sagrario de la Catedral Metropolitana y la actual Biblioteca de la Secretaría de Hacienda, antes iglesia de San Felipe Neri, era desbordante.

6. Biblioteca de la Secretaría de Hacienda (Roberto Santa Cruz)

Nada quedó.

Pero retomaremos este tema poco a poco, caso por caso.

(*) Roberto Santa Cruz

Periodista con 35 años de experiencia. Se ha desempeñado en las diversas ramas de quehacer informativo: prensa, radio, televisión e internet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s